El 55% de las hortalizas consumidas en EEUU, son abastecidas desde México

  • agromarketing.mx
  • 05/feb/2018

La incertidumbre en el mercado mexicano, por el proceso de negociaciones que se lleva a cabo actualmente en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), no ha afectado el flujo de las exportaciones de hortalizas a Estados Unidos, señaló en un comunicado la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC). “Hasta ahora, los socios productores de la AMHPAC, no han inhibido sus inversiones, superficies de cultivo ni los volúmenes de producción”, señaló el director general de la asociación y representante del sector agrícola en la negociación del TLCAN, Alfredo Díaz Belmontes.

Estadísticas de este organismo demuestran que más del 55% de las hortalizas consumidas en Estados Unidos son enviadas por los productores de México, debido a los convenios que se han establecido.

Sin embargo, el dirigente manifestó su preocupación por asuntos controvertidos como cláusula “sunset”, que permitiría la revisión del tratado cada 5 años, y las sanciones fast-track o aplicación de aranceles a las importaciones de frutas y hortalizas estacionales mexicanas cuando se vendan por debajo de los costos de producción de EEUU o cuando las temporadas de cosecha coincidan.

Si bien el año pasado resultó un año malo para los 240 socios productores de hortalizas de la AMHPAC, al haber tenido precios “muy deprimidos” porque aumentó la oferta de los productos agropecuarios, este 2018 será mejor a pesar del panorama negativo que se pronostica en la economía, dijo Díaz Belmontes.

“La incertidumbre del TLCAN nos está obligando a hacer lo que debimos hacer en años anteriores: buscar otras alternativas de intercambio comercial”, manifestó el directivo, al señalar que al depender de un solo mercado se tiende a ser vulnerables.

“(La situación actual del acuerdo tripartita) nos está sacando de la zona de confort que nos daba el mercado más grande y poderoso del mundo, el americano, pero vamos a continuar en Estados Unidos, con o sin aranceles, de eso no hay duda”.

Explicó que México y Florida son los principales proveedores de tomate rojo fresco para el mercado estadounidenses y, aunado a la buena producción registrada durante el ciclo pasado, “los mercados se inundaron (de la hortaliza)”.

En el ciclo 2016-2017 se alcanzó una producción de más de un millón 270,000 toneladas de hortalizas, de las cuales 66% fue de tomate, 19% de pimiento morrón y 17% de pepino, subrayó.

Del total producido en nueve mil hectáreas, precisó, se obtuvieron ingresos por hasta 1,200 millones de dólares, aunque esta cantidad significó 20% menos que el año anterior.

Antes de ser discutido en la ronda ministerial que se celebrará en Montreal, Canadá, del 23 al 28 enero, el representante del sector agrícola expuso que México podría estar en disposición de explorar alguna contraoferta a la propuesta de temporalidad planteada por la delegación estadounidense.

Esta sugiere que nuestro país tendría un impuesto que pagar para exportar hacia aquel país cuando los productores norteamericanos estén cosechando algún producto agrícola o simplemente no podría hacerlo.

Díaz Belmontes, representante de agricultores de 26 estados del país, subrayó que la propuesta es inaceptable porque carece de fundamentos para su puesta en marcha. “El tema se ha mencionado en las mesas de negociación, pero aún falta desmenuzarlo para plantear su operación”, acotó.

No obstante, confió en que la modernización del TLCAN prospere conforme avance su proceso de discusión y traiga mayores beneficios para la economía de los tres países.

Los productores de tomates de Florida, que están detrás del esfuerzo para que se apliquen estas medidas, han visto cómo su superficie cultivada y su participación en el mercado se han reducido significativamente en virtud del TLCAN. Ahora que el acuerdo se está renegociando, han intensificado sus esfuerzos, reuniéndose con funcionarios de la Casa Blanca y de la USDA, y trabajando también con la delegación del Congreso de Florida para crear conciencia y apoyo.

Uno de los grandes motores de esta situación es el crecimiento en las superficies bajo agricultura protegida en México que satisfacen la creciente demanda de EEUU durante todo el año.